Un exquisito bizcocho blanco de frutas, que combina en una receta original,  el delicado sabor de las peras verdes, con la textura y aroma de pistachos y almendras. En su interior con 2 capas, entretelado y cubierto con una crema de chocolate blanco satinada y aromatizada. Va decorado con peritas en mazapán y lluvia de pistachos.